Diversificando el erotismo

La rutina es el parásito que poco a poco corroe las relaciones, incluso en el mundo de BDSM donde los límites son cada vez más lejanos. A veces es difícil satisfacer la sed de placer sin recurrir a un aumento considerable del peligro, pero la excitación también puede encontrarse en lo sutil.
Incluso las relaciones vainillas tienen momentos de BDSM, aunque a veces se disimule en lo contrario. El BDSM es el núcleo central del propio arte sexual, la expresión primitiva del deseo. Existen momentos claves, a veces pueden durar solo una milésima de segundo, pero funcionan como un detonante, momentos donde tu bestia interior se apodera de ti y solo quieres someter a tu pareja, demostrar tu control. Cada beso que retrasas mientras tu chica o chico jadean en deseo es una expresión de control, de dominación.
Lo sutil es una clara manera de diversificar y destruir la rutina, de recurrir al centro donde fluyen las emociones humanas, pervirtiendo ese sentido de posesión que vive oculto en los ojos de los que tienen como ley de vida la entrega plena y desinhibida.
diversificando-el-erotismo-juguetes
Fuente: https//: depositphotos.com
Existen distintas formas de diversificar el erotismo incluso sutilmente, las cuales pueden ser pasivas pero muy poderosas, capaces incluso de llevar al extremo al cuerpo sin si quiera tocarlo. Un claro ejemplo, que es posible ya te haya llegado a la mente es el sexo tántrico, o en este caso BDSM tántrico, por qué no magnificar el vínculo de sumisión o dominación si se pueden magnificar todo tipo de sensaciones a través del sexo tántrico. Estas dos prácticas pueden engranarse perfectamente en el camino del placer, combinando las sensaciones extremas de deseo y dolor de BDSM con la placentera lucha de energías que provoca el sexo tántrico.
Otro claro ejemplo de erotismo sutil y pasivo, quizás el más simple en la guía de lo sencillo, es el uso de la imaginación, el juego de fantasías, ya sea un mero intercambio de sueños eróticos o toda una situación fantasiosa nacida del cosplay. El uso del cosplay es la puesta en escena del deseo, toda una obra de teatro erótica donde todos pueden ser sexys policías y criminales, maestras y alumnos ignorantes o incluso un dueño y su pequeña perrita juguetona.
Si quieres saber más del uso del cosplay en el BDSM te dejo este post para que conozcas más al respecto.
El BDSM puede ser tan diverso y flexible como lo permita la imaginación humana, puede ser intenso sí, pero puede ser simple y aún así ser vigoroso. Puede ser un juego de roles donde se perviertan los estáticos constructos sociales, puede ser una mera conversación donde se involucren los deseos de esclavitud o dominación más profundos, puede ser una meditación del espíritu donde se incluya entre las sensaciones el dolor, puede ser incluso una llamada telefónica o un mensaje de texto, donde se invoquen el deseo de posesión y de sumisión.
No dejes que tu búsqueda por placer en BDSM dependa solo del aumento progresivo del dolor físico, no tiene por qué ser así, puedes expandir tu dolor con vías mucho más sencillas y menos peligrosas pero igual de satisfactorias, que te enseñarán a convertir en placer no solo el dolor físico, sino también el mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *