Voyeurismo: ¿cómo hacerlo de manera consensuada?

La mayor virtud del hombre es quizás la curiosidad, como dice la frase. Muchos son más que curiosos en lo que respecta al cuerpo humano. Principalmente observarlo, o mostrarlo. O sea, los voyeurs y exhibicionistas.
Aprenda aquí sobre el voyeurismo, y como hacerlo de una manera consensuada.

¿Qué es voyeurismo?

Empecemos por la definición que da Jose Luis Carranco en Las reglas del juego:

Persona que disfruta mirando a otras personas, ya sea cuando mantienen cualquier tipo de relación sexual o sencillamente observando a personas cuando van por la calle de manera sexy o llevando puesto cualquier fetiche que atrae al voyeur.

Una vez entendido esto, debemos aclarar varios puntos:
La excitación está en el hecho de espiar.
Los voyeurs obtienen satisfacción al observar o espiar a otras personas en momentos íntimos. Dichos momentos no tienen por qué ser siempre la masturbación o sexo mismo o la desnudez. La persona puede estar vestida o desvistiéndose, o incluso con una indumentaria en específico.
Su contraparte, por llamarlo de esta manera, sería el exhibicionismo.
Ahora, en relación con el BDSM, los voyeurs o exhibicionistas no entran en una relación de poder D/s, o en otra donde haya intercambio de poder. Afortunadamente, puede incorporarse a cualquier sesión (conocerá más al respecto luego).

Los prejuicios y la realidad del voyeurismo

No podemos negar que algunos hemos sentido que el voyeurismo viola nuestra privacidad. Lo hace. Vigilar a las personas sin su consentimiento, tomar una foto o video o entrar en áreas restringidas para espiar son formas de abuso. Son penados por la ley.
En cuanto al exhibicionismo, que mencionamos anteriormente, mostrarse a las personas de forma desprevenidas o enviar fotos por las redes sociales (de las que todos conocen) es también abuso.

El voyeurismo consensuado

Aunque todavía queda mucho por hacer para cambiar la connotación negativa de la palabra; el conocimiento y educación en la comunidad kink han ido trasformando estos prejuicios.
Aquí es donde aparece el voyeurismo consensuado. Sí existe.
Muchos voyeurs controlan sus deseos, y buscan formas más sanas de disfrutarlo. En la última sección conocerá más al respecto. Pero debe quedar claro desde ahora que el objetivo es el disfrute, tomando en cuenta los límites y el consentimiento de su pareja o grupo.
Otra buena noticia, el exhibicionismo consensuado también existe.
Pareja en su intimidad y una persona vigila mostrando un claro ejemplo de voyeurismo
https://depositphotos.com

¿Qué dice la ciencia?

Ahora empieza la controversia.
Muchas investigaciones publicadas en el internet, consideran el voyeurismo como una enfermedad patológica. Dentro de estas, y en los primeros resultados de búsqueda, se encuentran en Sociedad Española de Medicina InternaManual MSD. 
Su información nos deja más preguntas que respuestas (las cuales puede encontrar en este genial video de Dominio Público): ¿Todo voyeurismo es patológico? ¿Si tengo tendencias voyeuristas, estoy enfermo? ¿Qué sucede con las dudas?
La ciencia, o por lo menos estos resultados, no mencionan que el voyeurismo puede ser ético, deseable y posible, siempre que sea consensuado. Es normal poder practicarlo, y buscar ayuda para lograrlo.
Ahora, el no consensuado, como habíamos visto arriba, es una forma de abuso. Llega incluso a ser una patología y requerir ayuda.

¿Cómo practicar un voyeurismo ético?

Ya hemos mencionado que es posible. Depende enormemente de la pareja donde uno tenga tendencias voyeuristas, y que el otro, bajo consenso, acepte.
Aquí le traigo algunas ideas.

Porno

Esta sería una forma fácil de excitación. Aunque los artistas de estas películas accedieron conscientemente a ser filmados, durante la acción, parecerá que nadie los observa. Ahí está el disfrute de los voyeristas.
Hay una infinidad de temas y películas, desde BDSM hasta escenas grabadas con cámaras ocultas que capturan otros momentos privados. Por tanto, parece que sucede en secreto.

Voyeurismo en videos caseros

No tiene que recurrir siempre a artistas profesionales. Incorporar a su pareja es bastante sencillo: grabar un video íntimo para quién sentirá gran placer observándolo. Por supuesto, el secretismo de la filmación y la forma en que lo haga garantizará el éxito.
El voyeurismo puede ser consensuado en una pareja
https://depositphotos.com

Cumplir fantasías

Hacerlas realidad las fantasías. Ya que le gusta observar, pueden pretender ser personas diferentes, estilo role-play y observarla a través de la ventana como un extraño.

Voyeursimo y striptease casero

Si sabe qué parte del cuerpo disfruta más tu pareja mirando, úselo a su favor. Si no tiene suficiente confianza para hacerlo, manténgalo simple y véndese los ojos. Así se relajará y estimulará otros sentidos. Con el striptease casero se excita quién lo hace y logra un efecto potente en quién mira.

Clubs BDSM

Si desea observar de manera consensuada, este es el mejor espacio. Los voyeurs suelen ser aceptados en estos clubes, siempre que se informe para el evento adecuado. Conocer los protocolos del sitio y los códigos que allí se empleen es realmente importante. Por tanto, es mejor hacerlo con antelación.
¿Quién ha sentido al menos un poco de placer observando? Prácticamente todos. Para evitar tener prejuicios contra el voyeurismo, es necesario conocer que este puede y debe hacerse ético y consensuado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *