Shibari: 5 cosas acerca del arte japonés de las ataduras

Proyecto: felix_i_smell_blood - Fotógrafo: allioska123 - Modelo: follow_my_afro
Piensa en ataduras, en inmovilización, en dominación. Apuesto que te imaginaste a alguien atado al cabecero de la cama, por las manos o los pies; o si eres conocedor de la B de BDSM, fantaseaste con algo más hardcore, fuerte e intenso. Sin embargo, en este post te comentaré sobre un bondage más estético y erótico: el shibari.
El shibari o bondage japonés, también incluye la dominación y control, pero aquí quien ata (rigger) desliza suavemente cuerdas sobre el cuerpo de su pareja (modelo) haciendo giros y nudos para su inmovilización total.
Para hacer shibarimashou se siguen técnicas y líneas estéticas para crear un resultado, una imagen poderosamente excitante, pues se evidencia la figura del cuerpo, resaltando partes íntimas al marcarse las curvas y al contorsionarse de manera erótica.
Ahora te pregunto: ¿Te imaginas haciéndolo? Si te despertó curiosidad la idea, aquí te dejo 5 cosas que debes saber sobre el bondage japonés.

1 - ¿El bondage japonés es shibari o kinbaku?

Algunos conocedores del bondage tal vez se estén preguntando si estas dos técnicas japonesas guardan alguna relación, y otros posiblemente hayan visto ambos términos por primera vez, en cualquier caso, les explico.
La palabra shibari significa «atar» y kinbaku significa «atar apretado hasta la inmovilización». Para profesionales y practicantes del bondage japonés, los términos son utilizados acorde al contexto en el que estén, aunque otros expertos los usan como sinónimos.
Te pongo un ejemplo, la frase «practiquemos bondage japonés juntos» siempre es «Shibarimashou» (hagamos Shibari) y no «kinbaku o shimashou» (hagamos kinbaku). Por otra parte, las revistas y películas porno prefieren usar la palabra Kinbaku, ya que es más oficial.
En este post me referiré al shibari de forma general, aunque será decisión tuya cómo llamar al bondage japonés y su enfoque.
Proyecto: felix_i_smell_blood - Fotógrafo: osmelazcuy_photograpy - Modelo: sofi_pecky - Graffiti: estudiosupermalo

2 - No necesitas saber miles de nudos para practicar shibari

Tranquilo, honey, aunque las cuerdas y tu habilidad con ellas son importantes en el shibari, la compenetración y confianza que tengas con tu pareja te llevarán más lejos.
Con nudos simples, si estás comenzando, o complejos, colocados estratégicamente en puntos de acupuntura o zonas erógenas, crearás un contraste visual y físico con la delicadez en la piel del/a modelo.
¿Y qué decir de las sensaciones que provocarás? Ambos disfrutarán el placer: tu pareja entrará en una especie de trance o estado de relajación total al entregársete voluntariamente, mientras tú, si eres quién amarra, recibirás un rush de adrenalina al tener el control.
Otra cosilla, además del resultado final (Ya sabes, el espectáculo visual que te estás imaginando) el propio proceso de amordazar puede resultarte muy erótico: tan valioso es el camino de ida (hacer), como la forma de atadura, el cambio de postura y el camino de vuelta (deshacer).
Si te adentras en el mundo de fantasías de tu modelo, ella/él se podrá perder completamente en sus sensaciones. Créeme. 

3 - ¿Se pueden incluir otras formas de BDSM en el shibari?

Bueno, la inclusión de sexo en el shibari una vez se tiene el resultado en forma de atadura o mientras se amordaza, depende mucho de ti y de tu pareja, y de los límites que previamente establecieron. Ustedes pueden adaptar esta forma de bondage a un plano sexual o no sexual, dependiendo de vuestro mood.
En el caso de que deseaste crear arte con el cuerpo de tu modelo, el espectáculo sensual será suficientemente excitante para ambos, pero si utilizan esta técnica con un interés sexual puedes incluir otras formas de BDSM:
  • Ojos vendados
  • Spanking 
  • Infligir dolor
  • Cambios de temperatura o temperature play
  • Inspirarte en posiciones sexuales
  • Juguetes sexuales
  • Suspensión (característica propia del Shibari)
Si las cuerdas son una extensión de las manos del dominante, ¿qué puede hacer él/ella cuando tiene a su alcance el inmóvil cuerpo de su sumiso/a?

4 - ¿Qué tipos de ataduras existen en el bondage japonés?

Antes de contarte al respecto, debes saber que las cuerdas para el shibari deben tener una extensión alrededor de 8 metros, y te recomiendo que sean de algodón o de yute para evitar daños a la piel del modelo y garantizar comodidad si involucras la suspensión.
Ahora bien, esta muestra de arte puede ir desde nudos simples hasta otros mucho más complejos que van uniendo diferentes partes del cuerpo como leg binding (amordazar los pies hasta los muslos dejándolo/a completamente inmóvil) o ankle tiying (unir las muñecas con los pies y las piernas).
Aquí debajo te traigo una lista de menor a mayor complejidad por si deseas intentarlo:
  • El guante invertido continuo
  • Agura (Simple)
  • Arnés de Barre
  • Cinturón de esclavitud
  • Arnés estilo perrito
  • Vestido de cuerda
  • Arnés de cadera
Proyecto: felix_i_smell_blood - Fotógrafo: ph.frankd - Modelo: kerci.thomas - Revista: latinta_magazine

5 - ¿Hay que ser experto para practicar el shibari?

No te dejes intimidar por estos nudos tan complejos. Te digo que ellos llevan mucha práctica y técnica. Pero, si estás decidido a intentarlo, te recomiendo algunas cositas aquí debajo.
  • Comienza poco a poco: intenta primeramente los nudos más básicos como los de una o dos columnas. No saltes a hacer una suspensión todavía. 
  • Ten cerca unas tijeras, preferiblemente de punta roma, en caso de algo vaya mal, y no puedas desamarrar a tu pareja inmediatamente.
Como ya sabes, la antigua técnica del shibari provoca adrenalina en el atado al sentirse indefenso e inmóvil, frente a un estado de relajación en las manos de su amo, liberándose, ambos, de toda responsabilidad y vergüenza. Con el shibari y la inmensidad de sensaciones provocadas, tu pareja ya no querrá ser desatada.

4 comentarios en “Shibari: 5 cosas acerca del arte japonés de las ataduras”

  1. Pingback: Cena para uno. Prácticas para el sumiso solitario – Succubus

  2. Pingback: ¿Cómo iniciarte en el FemDom o Dominación femenina? » SUCCUBUS

  3. Pingback: Negación del orgasmo: placer y castigo » SUCCUBUS

  4. Pingback: Temperature play: el juego de los extremos » SUCCUBUS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *