Sadomasoquismo: mitos y realidad

Dom retiene a sumisa con esposas y disfrutan del sadomasoquismo
El BDSM incluye las prácticas Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión, Sadismo y Masoquismo. Sobre estas últimas, muchas personas tienen concepciones erróneas, por tanto, en rectificar los mitos y la realidad del sadomasoquismo se enfocará este post.
Primeramente, el sadomasoquismo o SM no es más que la unión entre el sadismo y el masoquismo. Esta práctica lleva invariablemente el componente del dolor, y aclaro, siempre bajo el consenso entre sádico y masoquista, Top o bottom, etc.
Los sádicos disfrutan al administrar dolor, incomodidad, castigo o crueldad sobre otros, y los masoquistas al recibirlo.  Su relación es una transacción liberada donde el dolor es un medio para lograr el fin: el placer, lo que se logra en la entrega absoluta y confianza.
Las formas de BDSM no son políticamente correctas para muchas personas. Además, las relaciones del tipo asimétricas y jerárquicas, los ofenden o les parecen violentas, pensando que no son más que abuso o violación.
Esto es completamente erróneo, le explico.

¿Qué no es sadomasoquismo?

Es cierto que la perspectiva clínica ha considerado a los masoquistas como gente seriamente trastornada y al sadismo como un problema mental.
Sin embargo, no es siempre así. La práctica que les hablo funciona bajo el consenso. No es un crimen, abuso o violación si se acordó entre los participantes.
Si la noción que tiene de sadomasoquismo o el que ha estado practicando incluye dolor extremo sin consenso, le aclaro: eso no es BDSM.
Podría estar pensando ahora en sus dos figuras principales, Sade y Sacher-Masoch. Cuidado aquí. Aunque ellos fueron conocidos en esta práctica, este no es el sadomasoquismo que se practica.  
En sus historias, principalmente Sade, nunca contó con el consentimiento y la confianza de los demás para ponerlos en práctica.
Otra cuestión, algunas personas creen que todos los sádicos se odian a sí mismos y que eventualmente cometerán crímenes. Ese pensamiento es tan prejuicioso como el racismo o la homofobia.
En realidad, los sádicos controlan su comportamiento y el dolor que provocan a los masoquistas, pues, se acordó para el disfrute de ambos previamente. Esto lo diferencia completamente de esa concepción.

¿Qué incluye el sadomasoquismo?

Pues, principalmente, placer y dolor bajo acuerdos.
Además, la persona masoquista se entrega en cuerpo y alma a la relación en busca de placer mediante el dolor. También venera y anhela al Dom no solo por el masoquismo intrínseco en su persona, sino por el hecho de compartir el placer con él/ella.
Por su parte, el sádico no es distante, ni frío, también se entrega. Cuida en todo momento de la situación, del dolor, humillación o la incomodidad a fin de evitar más daño del que se acordó.
Por tanto, en la relación entre sádico y masoquista fluye confianza, complicidad y respeto.  Ambas partes desean provocar y compartir todo ese cúmulo de sensaciones para lograr el máximo disfrute, el clímax final.
Fuente: https://depositphotos.com

Nociones fundamentales

El sadomasoquismo como cualquier práctica en el mundo BDSM necesita de lo siguiente, honey:
  • Consenso: es lo principal en la relación. Con él se establecen los límites, permite comunicar con anterioridad que les gusta o no. Nunca se puede tomar por sentado.
  • Negociación: ayuda a planificar y planear las actividades para minimizar los riesgos al bienestar físico y emocional de los participantes.
  • Safe word: es algo así como un freno de emergencia o un paracaídas de reserva. Su uso indica el fin de la sesión.
  • Contratos: son principalmente usados por aquellos que participan de manera permanente en una relación SM.
  • Control de las emociones: es necesario no dejarse llevar por ellas, actuar por lo que se estableció. El sádico principalmente se controla ya que gran parte de su excitación consiste en alterar cuidadosamente el estado emocional o físico del masoquista.
  • Aftercare: se realiza luego que la acción termina para cuidar de las emociones y cuerpo de los involucrados, así como garantizar una retroalimentacón efectiva.
Fuente: https://depositphotos.com

Prácticas en el sadomasoquismo

En el sadomasoquismo se incluye básicamente cualquier práctica que se base en el dolor y el goce entre ambos. Estas pueden de ir de lo más ligero o lo más intenso. Además, vuelvo a recordarle el control y conocimiento en cada una de sus disciplinas.
  • Bondage y shibari: crea stress corporal al estirar los músculos o poner presión en los nervios o en las coyunturas. Para los masoquistas que no les gusta ser golpeados, se pone a prueba la resistencia al dolor.
  • Presión: se logra en el cuerpo con ropa apretada de plástico, látex o corsés. En caso de que se quiera enfocar en una zona específica se usan prensas, clips y pesas en pezones y genitales.
  • Spanking: ya sea con el uso de las manos o la flagelación, se enfoca el dolor en el impacto hacia zonas de mayor masa muscular y grasa. Es una de las técnicas preferidas por muchos masoquistas.
  • Juego con las temperaturas: aquí el dolor se administra con el calor en determinadas zonas, manejándose su intensidad.
Recuerde, el sadomasoquismo se basa en la práctica consensuada, es todo lo contrario a las concepciones erróneas que muchos creen. Aunque el poder sea asimétrico, se busca, se necesita el dolor para el placer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *