Cosplay en el BDSM: no siempre tienes que ser tú mismo

cosplay-main
cosplay
Foto por @karlotik97 en Instagram
¿Quién no empezó a fantasear con las Sailor Moon apenas las vio? ¿O con otros personajes más recientes como Albedo de Overlord y Lucy de Cyberpunk Edgerunners? Todos lo hemos hecho, nadie te puede culpar. Tal adoración hacia algunos de estos personajes lo convirtieron (tal vez) en una de tus fantasías eróticas y sexuales. Entonces, ¿has valorado la posibilidad de experimentar con el cosplay?
Precisamente, el cosplay consiste en adoptar la apariencia de un personaje ficticio y aunque solo mencioné algunos (de mis) crush del anime, se pueden incluir otros, ya sea de comics, videojuegos, películas, novelas, series, y, ¿por qué no?, animales. La principal característica de esta práctica es la adopción de la personalidad del personaje como un tributo, una expresión de arte.
Para explicarte como se relacionan los términos del título, te aclaro primeramente que el cosplay también puede ir más allá de esa idea un tanto inocente. El hecho de fantasear con personajes basados en su sex appeal o en su outfit bien sexy, puede llevarte a considerar el cosplay en el sexo, o incorporarlo a tu estilo BDSM
Si nunca has intentado el cosplay en el BDSM, ¿por qué no dejas que Halloween sea tu excusa?

¿Cosplay en el sexo o sexo en el cosplay?

Antes de desarrollar más el tema, te aclaro sobre esta situación. Obviamente, puede existir sexo entre aquellas personas que se sienten como la legítima representación de su personaje en la vida real y adoptan al cosplay como estilo de vida. Quienes comparten esta opinión, no conciben el sexo sin cosplay. Es ya un estilo propio.
Por otra parte, algunos incluyen el cosplay en sus fantasías sexuales. Exactamente, lo mismo con lo que estás fantaseando desde que comenzaste a leer este post: tener a tu pareja vestida como tu personaje favorito dispuesto a todo lo que quieras. Y como en el cosplay todo vale, puede que tu fantasía sea llevarla/o a un mundo de dominación y sumisión: el BDSM.
Ahora bien, el cosplay en el BDSM no indica necesariamente el intercambio de fluidos y el orgasmo como objetivo principal, sino la entrega absoluta. El personaje no será más que un incentivo para dejarte llevar por tus internos deseos al perderte en la excitación y emociones que te provoca.
Todo depende de ti y tu pareja, busquen la forma que más les excite. Entréguense.

no es vestirse para desvestirse.

El cosplay es extremadamente erótico para aquellos con una imaginación bien activa que quieran experimentar con ese lado de su sexualidad y la de su pareja. Es realmente gratificante, y puede volverse bien, pero bien intenso. Por tanto y demás, es súper recomendado para practicantes del BDSM.
Debes tener claro que ahora no entra el jueguito de: «Vamos a pretender que…», si no que el traje se queda puesto desde el foreplay hasta el climax. Precisamente en el BDSM, te recomiendo que lo dejes puesto. 
Explota esa posibilidad, que no se vista para desvestirla/o. Imagina que incorporas a tu personaje favorito a tu sesión de bondage, por poner un ejemplo. Ese objeto de tus fantasías más oscuras, con quien siempre fantaseaste, estará frente a ti, como tu sumiso, o amo.
cosplay-bdsm-example
Foto por @karlotik97 en Instagram

¿Cómo incorporar el cosplay al BDSM?

Si eres nuevo en este estilo o si no tienes la menor idea de qué hacer, lo primero que te recomiendo es usar tu imaginación. Con el consentimiento de tu pareja, el cielo es el límite.
  • Escoge el estilo de tu personaje: puedes hacerlo lo más fiel posible al original o puedes hacer una versión especial: steampunk, sexy o cambio de género.
  •   Utiliza tus juguetes sexuales: un látigo para una Wonder Woman dominatriz, por ponerte uno de los muchos ejemplos.
  • Si tienes látex, utilízalo: piensa en algún personaje que pueda usarlo, así como el cuero. Una Catwoman, tal vez.
  • Utiliza collares: ¿Recuerdas el primer cosplay de Marin en My Dress Up Darling? Pues el collar que usa puede ser bien útil para iniciar una sesión de asfixia erótica. También los corsets cumplen el mismo objetivo.
  •  Haz la experiencia más erótica utilizando frases de tu personaje: sus frases conocidas, en este contexto te excitará y mucho. De seguro pensaste en los famosos: «Yamete kudasai» o en «Ara ara», no mientas.
  •  Cámbiale la actitud a tu personaje: haz que un personaje un tanto más angelical se convierta en el amo de la sesión. Exacto, ¿Por qué Thor o Bruce Wayne no puede ser mi sumiso?
cosplay-bdsm-example-2
Foto por @karlotik97 en Instagram

Otros tips

Ya sé que seguro los sabes, pero siempre es bueno recordar algunas cositas para adentrarte en cualquier forma de BDSM, y esta con el cosplay, no está fuera.
  • Lo primero es la comunicación y establecer límites. O sea, asegurarse que tu pareja quiera entregarse a la idea, no solo vestirse, sino someterse a cualquier forma: choking, spanking o bondage.
  • Planea la sesión de BDSM y el cosplay completamente. Escojan los personajes que más los exciten a ambos para hacer la experiencia fantástica.
  • No te preocupes tanto por un traje 100% real, disfruta el proceso de crearlo usando tu creatividad. Recuerda que es más importante adoptar la actitud del personaje en la sesión.
  • Ya que vas a practicar alguna forma de BDSM, recuerda una safe word, que sea bien diferente a las que pueda decir el personaje en ese contexto.
El cosplay es perfecto para combinarlo con el BDSM. Créeme. Las posibilidades para experimentar son bien amplias para quienes tengan una mente creativa. No hagas cosplay solo por Halloween, aunque esa sea la excusa que traje hoy. Hazlo más a menudo.

3 comentarios en “Cosplay en el BDSM: no siempre tienes que ser tú mismo”

  1. Pingback: Diversificando el erotismo – Succubus

  2. Pingback: Las mordidas: perfectas para la dinámica BDSM – Succubus

  3. Pingback: BDSM a distancia: entrega e imaginación –

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *